investigacion y desarrollo su evolucion.

En el contexto de comercio, “investigación y desarrollo” se suele referir a actividades de largo recorrido orientadas al futuro en tecnología o ciencia copiando la investigación científica que no se vincula tanto a la búsqueda de beneficios.

Generalmente, dichas firmas prosperan tan solo en mercados en que los consumidores tienen grandes necesidades, como medicina, instrumentos científicos, mecanismos de seguridad críticos (aviación) o armamento de alta tecnología militar. Las necesidades extremas justifican elevados márgenes del 60% al 90% sobre los ingresos. Ello significa que los beneficios brutos alcanzarán el 90% de los costes de venta, con un coste de fabricación de tan solo el 10% del precio del producto. La mayoría de las compañías industriales obtienen tan solo 40% de los ingresos. Los elevados márgenes compensan altamente a las organizaciones con mayor gasto en I+D.

Por ultimo si los resultados del prototipo son eficaces y viables, se realiza inversiones para producir en grandes series y vender al mercado, entonces cuando el mercado acepta el producto o servicio, se convierte en innovación.

Esta necesidad de innovación en todo negocio, y generalizando más en toda actividad humana que quiera satisfacer mejor a sus clientes, pone sobre la mesa una reflexión sobre si es la I+D la única o la principal fuente de generación de ideas y proyectos de cambio, que permite esa adaptación constante que los clientes demandan.

Por otra parte, no todas las innovaciones que se realizan en la organización son percibidas por el cliente. Muchas repercuten de una forma indirecta, pero son básicas para que otras sí sean percibidas como auténticas formas de aumentar valor. Por ejemplo, si se realiza un programa de mejora con proveedores, el cliente final no es capaz de apreciarlo de forma directa, pero si como consecuencia de este programa aumenta la calidad del producto, sí lo percibirá como una mejora en comparación con sus competidores.

Una gestión comprometida con la innovación es, pues, una gestión comprometida con las personas. Ello da lugar al fruto natural de un liderazgo reconocido que facilita la continua puesta en escena de cosas nuevas (la mayor dificultad en el aprendizaje está en desaprender lo que ya sabíamos y que además ha funcionado y sustituirlo por algo que potencialmente es mejor, pero que todavía no está demostrado).

Este apoyo y estímulo se percibe de forma clara en función de la actitud que asume el equipo directivo en las diferentes tomas de decisión que, de forma continua, se producen en la organización. Una coherencia en esta actitud pondrá la máquina de la innovación a una buena velocidad de crucero y la adaptación permanente la tendremos asegurada. Una incoherencia entre lo que se dice y lo que se hace generará incertidumbre que desembocará en un inmovilismo que atrofia la innovación.

bibliografia:Lawrence Stenhouse

~ por turincita8612 en agosto 26, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: