Limites Del Sistema Y El Medio Ambiente

Cuando observamos una célula en el cuerpo humano o en un vegetal, cuando analizamos un sistema social (por ejemplo, un curso universitario), o cuando buscamos definir una comunidad, la pregunta que nos hacemos es como fijamos las fronteras de ese sistema? Por frontera del sistema queremos entender aquella línea que separa el sistema de su entorno (o supersistema) y que define lo que le pertenece y lo que queda fuera de él.
A la jerarquía presentada por Boulding, podemos agregarle un decimo nivel, que comprendería la interacción de todos los niveles antes mencionados. Nos referimos al sistema ecologico.10 Podemos definir a la ecología como una disciplina biológica especializada que se ocupa de las relaciones de los organismos con su mundo circundante. Sin embargo, esta es una definición restringida. A. F. Thienemann, II la define como una ciencia natural situada por encima de las especialidades y coordinación de los fenómenos naturales, o mejor afín, la ciencia de la economía de la naturaleza.
La ecología, expresada en estos términos, abarca la totalidad del ser. Su campo de acción es tan amplio que incluye a todas las ciencias naturales y las reúne en una sola estructura. La ecología ha saltado al escenario en los últimos tiempos y ha reunido a muchos hombres en una profunda preocupación. El problema es tan simple como dramático. El sistema ecológico posee un equilibrio que se ha desarrollado a través de millones de años, por medio de la evolución tanto de los seres vivos (incluyendo al hombre) como del paisaje geográfico. Este equilibrio es el que regula tanto a la atmosfera produciendo el aire que respiramos (el ciclo vital) como el desarrollo y crecimiento de las especies. Hoy día este sistema tiende a perder su equilibrio. Se está produciendo los que F. Cesarmann12 denomina “ecocidio”, que significa la destrucción de nuestra tierra.

10 Estamos pensando solamente en el ecosistema terrestre. Bien puede extenderse este al sistema solar y en general, a todo el universo. La presencia de OVNIS y de cohetes terrestres en otros planetas pueden ya estar modificando, aunque aun en forma imperceptible, las relaciones “naturales” que existen entre los diferentes subsistemas del universo. Por esta razón creemos que el tema del ecosistema “total” es un campo de naciente interés y que su importancia ya comienza a ser evaluada.
11A. F. Thienemann, “Vida y Mundo Circundante”, (B. Aires, E. EUDEBA, 1965), pp. 215-216.
12F. Cesarmann, “Ecocidio: La Destrucción del Medio Ambiente”, (México, M. Joaquín Mortiz S.A., 1972).

Toda conducta que cambia las situaciones ideales de nuestro medio ambiente, es una manifestación de impulsos ecocidicos.13 En efecto, nuestra sociedad de consumo y el mundo industrializado están terminando con los recursos naturales. La población crece en una proporción tal que se duplica cada treinta años. La contaminación del mar tiende a hacer desaparecer la fuente principal de fotosíntesis, la contaminación del aire está llegando a límites peligrosos para la vida biológica. Como si todo esto fuera poco, el hombre intenta modificar el paisaje y la geografía. Algunos han pensado crear un gran lago en la zona amazónica. Esto equivale a quitarle un pulmón al hombre. Un proyecto así (aunque solo sea una idea) representa una ventaja para una zona en el corto plazo, con un corto de convertir a la América Latina en un desierto. Este es el sistema general de todos los seres vivos y de su regulación depende que estos seres continúen vivos. Julián Huxley señala “ y el hombre se encuentra ahora, le guste o no, y si lo sabe o no (es muy importante que lo empiece a saber), como el único agente para el futuro del proceso evolutivo total en esta tierra. El es el responsable del futuro de este planeta”.14
La respuesta a este problema se encuentra en otra pregunta: ¿qué es lo que queremos observar o estudiar? Evidentemente que si nuestro interés se encuentra en la organización de las células que forman el tejido de la mano, sería absurdo definir nuestro sistema como aquel compuesto por la familia a la cual pertenece la persona que tiene problemas en los tejidos de la mano izquierda (por el contrario, si el hombre padece de una enfermedad psicológica, es posible que el psicólogo incluya en el sistema a toda su familia).
La definición del sistema (o el establecimiento de sus fronteras) puede no ser un problema simple de resolver. Es posible hacer varios intentos de definición hasta que por fin encontremos una que encierre nuestra unidad de análisis y sus principales interrelaciones con el medio (o incluyendo aquellas fuerzas de su medio que pueden modificar, y de hecho modifican la conducta de esa unidad de análisis).

131bid.p. 13.
14J. Huxley, “The Impeding Crisis”, en “The Population Crisis and the Use of World Resources”,
(La Haya, W. Junk Pub., 1964), mencionado por Cesarmann op. cit.

La dificultad de fijar las fronteras de los sistemas se debe a las siguientes características de estos:
1. Es bastante difícil (si no imposible) aislar los aspectos estrictamente mecánicos de un sistema. Por ejemplo, al escribir estas líneas, puedo pensar y estoy viendo como mi mano y sus dedos aprisionan el lápiz y con ciertos movimientos determinados se deslizan sobre el papel. Sin embargo, mal podría explicar este fenómeno si me dedico a observar solo el sistema mano-lápiz-papel. Indudablemente debe agregar el sistema molecular y las actividades neurales y/o los procesos interpretativos del cerebro.
2. El intercambio o la relación entre sistemas no se limita exclusivamente a una familia de sistemas. Existe un contacto permanente con el mundo exterior. Para escribir estas líneas, mi sistema no solo está formado por brazo, cerebro, lápiz y papel, sino además por un conjunto de libros y apuntes desparramados sobre el escritorio que sirven de apoyo a mi trabajo. Existe aquí un continuo cambio de energía y de información entre mi sistema y el mundo exterior.
3. Finalmente existe un continuo intercambio de interrelaciones tiempo-secuencia, pensamos que cada efecto tiene su causa, de modo que las presiones del medio sobre el sistema modifican su conducta y, a la vez, este cambio de conducta modifica al medio y su comportamiento. Las opiniones de cierto autor modifican mis ideas sobre algún aspecto de la materia que estoy escribiendo, pero podría ser que lo que finalmente escriba modificara las ideas de ese autor. Más adelante volveremos sobre este punto.
En todo caso, para la definición de un sistema siempre contaremos con dos conceptos que pueden ser de gran ayuda: la idea de un supersistema y la idea de los subsistemas. De este modo, podemos definir a nuestro sistema en relación con su medio inmediato, por una parte, y en relación con sus principales componentes, por otra.
Así, si mi interés es estudiar una playa de arena, bien puedo limitar mi vista a esa playa, y su frontera estará dada por sus limites geográficos. Pero a su vez, podría definir el supersistema como los objetos que se encuentran inmediatamente al otro lado de las fronteras del sistema (parte del mar y el continente) y que, a mi juicio, inciden fundamentalmente en la conducta del sistema. Por otro lado, puedo definir los subsistemas, que podrían ser en este caso el grano de arena, las rocas, etc. y su constitución o características. Sin duda que, al tomar estos tres niveles de organización para estudiar el nivel del medio, estaremos asegurándonos una mejor comprensión del comportamiento del nivel intermedio de organización que es, precisamente, el que deseamos estudiar.
El medio del sistema
Una vez que el investigador ha logrado clasificar los objetivos del sistema (o la medición de su actuación) el aspecto siguiente que debe estudiar y considerar es el medio que lo rodea. Este puede ser definido como aquello que esta fuera, que no pertenece al sistema, que se encuentra más allá de sus “fronteras”. También puede ser esta una tarea difícil, pues no siempre es sencillo lograr este resultado.
Si observamos un automóvil, uno puede pensar, en un primer momento, que el medio de este sistema es todo aquello que esta fuera del automóvil. Incluso podemos decir que todo lo que esta mas allá de la pintura exterior del vehículo conforma su medio. Pero esto es correcto? ¿Es correcto afirmar que lo que queda más allá, o fuera de las paredes de una fabrica es el medio de ese sistema? La fábrica puede tener representantes en diversos puntos del Pals, y aun en el extranjero, ya sea para la venta de sus productos o para la compra de equipos y materiales. Estas son, sin duda, partes del sistema total que constituye esa empresa industrial, y, sin embargo, estas partes no se encuentran dentro de sus paredes. Para complicar más este caso, es posible que el gerente general de esa empresa pertenezca a un determinado grupo de poder, a través del cual pueda ejercer ciertas presiones políticas y así obtener determinadas ventajas para esa empresa. Sus actividades políticas podrían ser consideradas como pertenecientes al sistema, aunque difícilmente podrían ocurrir dentro del espacio físico ocupado por la empresa. Esto nos puede llevar a concluir que, posiblemente, la pintura exterior del medio del sistema automóvil no sea el límite o la frontera de ese sistema, como no lo es en el caso de la fabrica.
Se ha dicho que en esta edad de la tecnología eléctrica, el teléfono ha llegado a ser prácticamente una parte del individuo humano. En muchos casos parece difícil establecer una diferencia entre el oído. No podemos eliminar el teléfono que ayuda al oído. No podemos eliminar el teléfono, así como no podemos eliminar el oído de la persona. Así considerado, el teléfono seria una parte del sistema que hemos denominado ser humano.
Por lo tanto, el investigador de sistemas debe tener un criterio sobre el medio que se encuentre mas allá de la observación de sus fronteras aparentes. Un criterio para enfrentar este problema es considerar que, cuando señalamos que algo queda fuera del sistema, queremos indicar que el sistema prácticamente no tiene control sobre ello, es decir, poco o nada puede hacer para modificar sus características o su conducta. El medio corresponde a los “datos dados” al sistema y, evidentemente, desde este punto de vista constituye sus limitaciones. Por ejemplo, si se fija una política laboral que afecta a una empresa, y que no puede ser cambiada por ella (a pesar de las presiones que trate de desarrollar) podemos señalar que esa legislación laboral en particular constituye una limitación de su medio. Por el contrario, si la empresa (quizá a través de alguna asociación u otra institución social que reúna las diferentes empresas) puede influir y modificar esa legislación laboral; esta puede considerarse en este sentido como parte del sistema.
En general, el medio de un sistema estará determinado por el problema que tiene entre manos el investigador y, evidentemente, una forma de determinarlo es fijando las fronteras reales del sistema de acuerdo con el problema concreto. Por ejemplo, supóngase que un hospital desea implementar dos decisiones que han tomado sus administradores: la primera es pintar todo el edificio y la segunda es estudiar un sistema de bienestar para su personal y sus familiares, como definimos las fronteras del sistema y, por lo tanto, su medio? Evidentemente, en el primer caso, en el problema de la pintura, el sistema comprenderá todos aquellos edificios o paredes que legalmente (ya sea como propietario o como arrendador) le pertenecen. En el segundo caso no podemos utilizar el mismo sistema así definido (no todas las personas que se encuentran dentro de esos edificios pertenecen al sistema y, de hecho, muchas otras que pertenecen a el no se encuentran en sus instalaciones físicas). Por lo tanto, el criterio para determinar quienes pertenecen al sistema, y quienes no (su medio) posiblemente sea utilizar la planilla de sueldos y salarios y extender los beneficios a los familiares de los que en ella figuran.
El medio no es solo aquello que se encuentra fuera del control del sistema, sino que también es algo que determina, en parte, la conducta de este. Por ejemplo, una granja agrícola depende de las condiciones climáticas de la región en que se encuentra. Podemos decir entonces que los cambios de temperatura y en general del clima, se encuentran en el medio de nuestro sistema porque el granjero nada puede hacer para cambiar esas condiciones (aunque, por la moderna tecnología podríamos decir que parte del clima puede ser controlado; por ejemplo los periodos de sequia a través de reservas o depósitos de agua y un sistema de regadío). También puede suceder que para algún estudio determinado en una empresa, supongamos su gerencia de ventas, el investigador descubra que existe una demanda muy restringida (“producción cautiva”). En otras palabras, que nuestra empresa produce un articulo químico que solo es utilizado por otra empresa para llegar a un determinado producto de uso final (incluso, podemos pensar que ambas plantas se encuentran unidas por una cañería a través de la cual pasa la producción de una, que es a su vez, uno de los principales consumos de la segunda). ~No debería considererarse a la oficina de adquisiciones de la segunda planta como parte del sistema de ventas de la primera?
Sin duda alguna que uno de los aspectos más importantes del medio de un sistema social es su “clientela”, o la demanda. Por supuesto que el sistema puede influir en ella a través de la publicidad, de los precios y en general, de la comercialización de su producto (sea este un bien o un servicio). Pero, en la medida que la demanda sea determinada por el individuo externo, se encontrara fuera del sistema, en su medio y pasara a constituir un dato o un factor limitante para ese sistema.15
Un buen método para determinar si un aspecto determinado pertenece al medio o al sistema, lo proporciona C.W. Churchman. Señala que el medio no es eI aire que respiramos, el grupo social al que pertenecemos o a la casa en que vivimos, no importa cuánto estos elementos parecieran estar fuera de nosotros. En cada caso uno debe hacerse dos preguntas:
1. Puedo hacer algo frente a ello?
2. Tiene importancia para mis objetivos?
Si la primera pregunta tiene una respuesta negativa y la segunda una positiva, ese aspecto constituye nuestro medio.
Generalmente, las autoridades de un sistema social fracasan en sus acciones simplemente porque creen que ciertos aspectos se encuentran fuera del sistema y, por lo tanto, son incapaces de controlarlos. Por ejemplo, tomemos el caso de la idea prevaleciente en el sentido de dar cabida en la universidad a todos (“Universidad para Todos”) y supongamos que la Universidad, en este sentido, está representada más bien por aquellas disciplinas que desarrollan las Llamadas profesiones “liberales” (medicina, leyes, etc.) y no por las que proporcionan carreras u oficios técnicos. Pues bien, ante esta presión de “Universidad para Todos”, las autoridades universitarias se han visto en la necesidad de aumentar las matriculas año tras año, (distrayendo fondos destinados a investigaciones y enfrentándose al problema de escasez de profesores y, por lo tanto, corriendo el peligro de bajar la calidad de la enseñanza). Esto ocurre porque ellas han tornado a la demanda externa como su medio. En otras palabras, la población en edad universitaria es el medio del sistema universitario. Sin embargo, es posible que un programa educativo que muestre.los inconvenientes de aumentar, por ejemplo, las dotaciones de las profesiones liberales, que señale las oportunidades que ofrecen las carreras o los oficios técnicos, las necesidades del País, etc., pueda modificar esa demanda y canalizarla hacia carreras tanto o mas lucrativas que las “liberales” y que logren superar los problemas de “status” que, a nuestro juicio, son una de las barreras principales. En otras palabras, el sistema universitario podría en alguna medida controlar la demanda, lo que, desde el punto de vista de sistemas, sería decir que esa demanda es parte del sistema y no su medio.
15Autores como Bamatd y H. A. Simon, han señalado que los clientes deben ser considerados entre los participantes directos del sistema. Desde ese punto de vista, la demanda formaría parte del sistema y, por lo tanto, no formaría parte de su medio. Ver Barnard, “The Function of the Executive”, (Cambridge The Harvard University Press) y H. A. Simon. Administrative Behavior.

Bibliografía:
Introducción a la teoría general d sistemas

~ por turincita8612 en noviembre 29, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: